En los pacientes que tienen miedo al dentista tras la realización de la sedación dental se produce una ruptura del círculo vicioso fóbico que permitirá que vuelva a su dentista habiendo vencido sus miedos.
La sedación dental consiste en llevar al paciente a un estado medicamentoso controlado de depresión de la consciencia a la vez que mantiene intactos los reflejos protectores ventilatorios.

Los veneficios de la sedacion:

  • No tiene efectos secundarios
  • Su aplicación y efecto es inmediato
  • Fácil y rápida recuperación del paciente
  • Ayuda a que el paciente se relaje
  • Facilita la labor a los especialistas
  • Es mínimamente invasiva
  • Es de fácil aplicación
  • Utilizada muy frecuentemente para procesos ambulatorios
  • Es una técnica muy segura